PARA LOS VENDEDORES DE INJUSTICIAS

Puestos a subrayar obviedades, costumbre muy necesaria en tiempos de sinrazón, no está de más recordar a Séneca.

“NADIE SE CREE CULPABLE SI ÉL MISMO ES SU JUEZ”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *