«

ENCUENTRO DE CULTURAS

Un día laborable cualquiera. Ocho de la mañana en la Plaça de les Glòries Catalanes, también conocida como Plaza del Perpetuo Socavón. Un taxista se salta un semáforo y está a punto de llevarse puesto a un hombre de apariencia magrebí que cruzaba la calle en ese momento. El peatón, guiado por el cabreo y el susto, golpea con fuerza el vehículo. Se inicia una discusión entre el taxista, que por su aspecto parece ser oriundo de algún país caribeño, y el viandante. Se recriminan mutuamente el escaso respeto por las señales de tráfico y por los medios de trabajo ajenos. No hay hostias, ni nada. A escasos metros de mis mosqueados conciudadanos, empiezo a aburrirme. El taxista zanja la discusión con un estridente “moro de mierda”. Ya puedo continuar mi camino. Yeah, man, I love this town.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *