«

LA FLACA

Lauren Bacall no necesitó premios, ni intervenir en muchas películas, para convertirse en un verdadero mito del cine. Tenía dos cosas que no se compran en los supermercados: una mirada arrebatadora y toneladas de clase.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *