HOGAR, DULCE HOGAR

Ah, la paz del hogar… cuanto más loco está el mundo exterior, que lo está y mucho, más se la valora. Para aislarse del bullicio sin salir de la ciudad, no hay mejor solución que quedarse en casa. Estoy seguro de que el domingo 28 de abril no me apetecerá otra cosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *