´71

Resultado de imagen de ́71

´71. 2014. 99´. Color.

Dirección: Yann Demange; Guión: Gregory Burke; Director de fotografía: Tat Radcliffe;  Montaje: Chris Wyatt; Diseño de producción: Chris Oddy; Música: David Holmes; Dirección artística: Nigel Pollock (Supervisor); Producción: Angus Lamont y Robin Gutch,para Film4-BFI- Crab Apple Films- Warp Films (Reino Unido).

Intérpretes: Jack O´Connell (Gary Hook); Sam Reid (Teniente Armitage); Paul Anderson (Sargento Lewis); Martin McCann (Paul Haggerty); David Wilmot (Boyle); Barry Keoghan (Sean); Killian Scott (Quinn); Richard Dormer (Eamon); Charlie Murphy (Brigid); Liam McMahon (O´Brien); Aaron Monaghan (McCann); Jim Sturgeon (Sargento Vickers); Babou Ceesay (Cabo); Jack Lowden, Sam Hazeldine, Sean Harris, Ben Peel, Denise Gough, Corey McKinley.

Sinopsis: Un destacamento británico es enviado a Belfast ante la escalada de violencia en Irlanda del Norte. Hook, uno de los soldados que lo forman, queda aislado en zona republicana después de unos disturbios.

Curtido en diversas series de televisión, Yann Demange hizo su debut en el largometraje con ´71, thriller con trasfondo bélico ambientado en la convulsa Belfast de principios de los 70. El film tuvo un importante reconocimiento crítico y ha sido destacado como uno de los mejores logros del cine británico en la presente década.

´71 es la lucha por la supervivencia de un hombre atrapado en un conflicto que le viene muy grande y al que es destinado por su condición de militar. Gary Hook, que así se llama el soldado, pensaba que sería destinado a Alemania, pero la situación de guerra que se vive en Irlanda del Norte hace que su destacamento sea enviado a la zona de conflicto. Su primera misión, en principio un rutinario registro en busca de armas del IRA, se convierte en una emboscada mortal cuando la reacción a la presencia de los soldados británicos genera unos violentos disturbios que acaban con una precipitada retirada que deja a Hook y a otro compañero aislados en zona católica. Allí, una mujer evita el linchamiento de los soldados, pero no que un miembro del IRA le vuele la cabeza al compañero de Hook. Éste, en vista del cálido recibimiento, decide huir e intentar encontrar un escondite en zona hostil.

En esta atmósfera de violencia desatada, Demange consigue un film que no da tregua y que hace que el espectador se sienta partícipe de la desesperada huida de un hombre al que todos los elementos se le ponen en contra. El director, al mismo tiempo, ofrece una visión bastante neutral del conflicto irlandés, mostrando los gestos de nobleza en mitad de la sinrazón, pero también cómo los extremos se tocan y en todas partes hay quien se aprovecha de unos conflictos que tienen su origen en odios ancestrales, siempre cultivados por quienes, más allá de su dogmatismo, hallan en esto su modo de vida. La apuesta de Demange por el cinema-verité y la cámara al hombro llega a resultar cargante, aunque esté justificada por las características de la película, su presupuesto, que se presupone austero, y su sentido del ritmo, que por otro lado es frenético. Demange ya aprenderá que un plano fijo no va a matarle y puede ser más expresivo que una cámara epiléptica en mitad del caos, pero se le aplauden su buena mano para crear tensión y su honestidad a la hora de mostrar la odisea del protagonista. El guión es también digno de alabanza, por ofrecer complejidad desde la sencillez y, también, por dar la mejor definición de lo que es el ejército que he oído jamás: “Capullos pijos que ordenan a capullos lerdos matar a capullos pobres”. Bien por ti, Gregory Burke. En lo técnico, ningún pero a la fotografía, buena nota al montaje y lo mismo para la minimalista banda sonora de David Holmes.

A Jack O´Connell, gran protagonista de ´71, sólo recuerdo haberle visto interpretando un papel secundario en Harry Brown. Sin duda, esta película supuso un considerable espaldarazo para su carrera, pues su contenida interpretación es una de las piedras angulares de un film que tiene el mérito de reunir a un plantel de actores de gran solvencia. David Wilmot, Richard Dolmer, Paul Anderson, Sean Harris o Martin McCann no son intérpretes que gocen de excesiva fama, pero la calidad de su trabajo es palpable.

´71  es una película poderosa, que no concede ni un segundo de pausa y en la que el drama de un soldado perdido en territorio enemigo y el análisis del conflicto que le ha llevado hasta allí convergen para ofrecer una de las propuestas cinematográficas de más nivel que ha dado el cine británico en los últimos años. Pese a cierta tendencia a no dejar la cámara quieta en su afán por estar siempre junto a los personajes y ofrecer un testimonio directo de una zona en guerra, Yann Demarge es un director cuyos pasos hay que seguir.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *