LÍBRENME DE LOS VIVOS

En esta época de mucha opinión y escasa reflexión, es bueno volver a Montesquieu:

“LA LEY DEBE SER COMO LA MUERTE, QUE NO EXCEPTÚA A NADIE”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *