«

TIPOS LEGALES

STAND UP GUYS. 2012. 95´. Color.

Dirección: Fisher Stevens; Guión: Noah Haidle; Dirección de fotografía: Michael Grady;  Montaje: Mark Livolsy; Música: Lyle Workman;  Dirección artistica: Thomas T. Taylor; Diseño de producción: Maher Ahmad; Producción: Sidney Kimmel, Tom Rosenberg, Jim Tauber y Gary Lucchesi, para Lionsgate- Sidney Kimmel Entertainment-Lakeshore Entertainment (EE.UU.).

Intérpretes: Al Pacino (Val); Christopher Walken (Doc); Alan Arkin (Hirsch); Julianna Margulies (Nina Hirsch); Mark Margolis (Claphands); Lucy Punch (Wendy); Addison Timlin (Alex); Vanessa Ferlito (Sylvia); Katheryn Winnick (Oxana); Bill Burr, Craig Sheffer, Yorgo Constantine, Veronica Rosati, Jay Bulger, Sam Upton, Rick Gómez.

Sinopsis:Val sale de la cárcel después de cumplir una condena de 28 años. En la puerta le espera Doc, su mejor amigo, que ha recibido el encargo de matarle.

Tipos legales es una comedia dramática con abundante humor negro, cuyo mayor atractivo es, sin duda, el nombre de los actores que encabezan su reparto. La película ha generado opiniones dispares entre quienes la ven como un eslabón más en la descendente carrera de sus protagonistas y quienes consideran que se trata de un film muy reivindicable, por su tono crepuscular, el buen hacer del reparto y el provecho que se saca del contraste entre el pasado y el presente del submundo gangsteril. Un servidor pertenece al segundo grupo.

Es lógico que, después de haberse pasado media vida entre barrotes, lo primero que quiere un hombre es correrse una buena juerga. Es lo que hace Val, que nada más salir de la cárcel se encuentra con Doc, su viejo amigo. El problema. además de que los años no pasan en balde, es que el motivo que llevó a la cárcel a Val (un tiroteo entre mafiosos que acabó con la muerte del hijo de Claphands, el capo local) no ha sido olvidado después de su larga condena, y la venganza está servida. Claphands ha decidido que Val sea asesinado durante su primer día de libertad, y le ha encargado el trabajo a Doc, que vive retirado en un modesto piso pintando cuadros de amaneceres. Val no tarda en saber que su primera noche en libertad va a ser la última, y que su mejor amigo es el encargado de asesinarle. En las horas que les separan de la ejecución, Val y Doc tienen tiempo para el sexo, las drogas, el rescate del tercer miembro de su antigua banda, Hirsch, que vive en una residencia de ancianos, un ajuste de cuentas con unos hampones aficionados a la violación y varias visitas a un bar al que Doc acude diariamente.

Tipos legales es, además de lo dicho, un canto a la amistad y un ejercicio de nostalgia. El guión, que empieza siendo un acopio de manidos chascarrillos sobre los problemas de la vejez, va cogiendo fuerza y brilla más en las escenas de mayor intensidad dramática, lo que a mi juicio supone un valor añadido. La película tiene alma, y uno no puede dejar de identificarse con esos gángsters vencidos por el tiempo pero empeñados en aplazar su inevitable derrota. El final, con guiño a Grupo salvaje incluido, me convence. Fisher Stevens crea un vehículo perfecto para el lucimiento de sus protagonistas que acaba siendo algo más: un elogio de lo clásico, un tributo a la gente que, a pesar de encontrarse al otro lado de la ley, es capaz de respetar un código de valores. Entre Space cowboys y Tarantino, Stevens dirige con acierto este encendido elogio a la lealtad, recibido con cierta miopía por gentes que lo alabarían más si llevara la firma de un director de más prestigio. La banda sonora, en la que abunda el soul, es otro de los aspectos a destacar. En lo técnico, nombres también poco conocidos que ofrecen la solvencia esperable en una producción norteamericana de estas características.

Al Pacino, actor cuya carrera en los últimos años está llena de obras decepcionantes, recupera aquí, aunque de un modo más desenfadado, el tono de Donnie Brasco, una de sus últimas grandes películas. Escenas como su discurso funerario demuestran que quien tuvo, retuvo. Y qué decir de un Christopher Walken al que los años no han privado de esa magnética fiereza marca de la casa. Actor muchas veces desaprovechado, Walken da una gran réplica a Pacino, y es un placer ver juntos en la pantalla a este par de monstruos de la interpretación. En la parte central del film se les une otro gran actor, Alan Arkin, que tiene la virtud de estar siempre bien. Del plantel de secundarios destacan, para bien, Julianna Margulies y Vanessa Ferlito, y para mal, Lucy Punch, que no acaba de dar la talla.

Tipos legales vale la pena. Está narrada con estilo, y gana puntos conforme avanza hacia su desenlace. No es una obra maestra, pero sí un film que se disfruta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *